En muchos casos, bien por desconocimiento o bien por mal asesoramiento, se adquieren equipos, componentes o periféricos totalmente innecesarios, lo que supone un desembolso de dinero evitable.

Nuestro trabajo pues comienza justo cuando una empresa, profesional o particular se plantea la inversión en equipos de oficina o informáticos.

Nuestro trabajo consiste en asesorar a empresas, profesionales y a particulares en todo lo que tiene que ver al uso eficiente de las nuevas tecnologías informáticas y ofimáticas.

Una vez analizada la situación, se establece una propuesta de optimización de los recursos existentes, si éstos resultaran suficientes por si mismos, o la adquisición de equipos y programas que mejoren el rendimiento global desde el punto de vista ofimático e informático y siempre desde la óptica de la productividad.